10.1 C
New York
lunes, octubre 26, 2020

Buy now

La leyenda de los nevados Huascaran y Huandoy

Huandoy era una Diosa tan hermosa como una tierna y fresca orquídea. Su padre pensaba casarla para toda la eternidad, con un Dios de belleza similar y con las mismas virtudes.

Pero como bien dicen por ahí, en el corazón uno no manda. En la profundidad del valle, en el poblado de los Yungas, vivía un gentil y valiente príncipe mortal llamado Huascarán, quien se enamoró profundamente de la Diosa Huandoy. Ella correspondía al amor del príncipe, se encontraban a escondidas y eran felices porque sentían una gran pasión y amor el uno por el otro.

Pero el Dios padre se enteró de los amoríos entre su hija y el príncipe mortal, le suplicó a su hija que dejase a Huascaran, le dijó que vivir con un príncipe mortal no era conveniente para una Diosa. Pero la pasión de los jóvenes era superior a las súplicas del padre, a sus consejos y sermones.

Tan grande fue la rabia que sintió el Dios supremo Inti ante la fuerza del amor de su hija con un mortal, que maldijo la relación y los condenó a vivir separados hasta eternamente. Entonces los convirtió en dos grandes montañas y los cubrió de nieve perpetua para calmar su ardiente pasión. En medio de las dos montañas situó un valle estrecho y profundo para que estuviesen totalmente aislados.

En su furia, el Dios padre, elevó las montañas a una altura majestuosa, con el fin de que los príncipes se pudiesen ver pero nunca más se llegasen a tocar.

Actualmente, los enamorados lloran su dolor, funden gota a gota la nieve que les cubre y sus llantos de amor se unen en un lago de color azul turquesa para toda la eternidad. Este lago se encuentra en el Valle de “Llanganuco”.

Laguna Chinancocha – Quebrada de Llanganuco | Foto por: Carlos la Rosa

En este Portal, nos hemos propuesto rescatar nuestra identidad contribuyendo al crecimiento, desarrollo y fortalecimiento de nuestra ciudad, promoviendo y difundiendo el patrimonio, tradiciones, leyendas e historias, en sus más amplios matices y expresiones. Por lo que te pedimos compartir este contenido en tus redes sociales para llegar a más personas. Puedes usar los botones de abajo.

Related Articles

How to Think and Act in the Plummeting Stock Market

People live better in big houses and in big clothes. I try to contrast; life today is full of contrast. We have to change!...

The Real Economy Has Never Been Tested by a Pandemic

People live better in big houses and in big clothes. I try to contrast; life today is full of contrast. We have to change!...

More and More People Stay Home as Coronavirus Spreads

People live better in big houses and in big clothes. I try to contrast; life today is full of contrast. We have to change!...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Stay Connected

20,828FansMe gusta
2,399SeguidoresSeguir
0suscriptoresSuscribirte
- Advertisement -

Latest Articles

How to Think and Act in the Plummeting Stock Market

People live better in big houses and in big clothes. I try to contrast; life today is full of contrast. We have to change!...

The Real Economy Has Never Been Tested by a Pandemic

People live better in big houses and in big clothes. I try to contrast; life today is full of contrast. We have to change!...

More and More People Stay Home as Coronavirus Spreads

People live better in big houses and in big clothes. I try to contrast; life today is full of contrast. We have to change!...

Witnessing the Birth of the New Coronavirus Economy

People live better in big houses and in big clothes. I try to contrast; life today is full of contrast. We have to change!...

Companies Are Putting Profits Ahead of Public Health

People live better in big houses and in big clothes. I try to contrast; life today is full of contrast. We have to change!...